Regalos que no tienen precio

Y como dice Carlos, que con sus 11 años ya lo tiene claro, "alegran el alma". ¡Gracias Carlos y Silvia!



Comentarios

Entradas populares de este blog

“Res tornarà a ser igual…”

Subidas y bajadas

"No te rindas, por favor no cedas"